SENTIMIENTOS HUMANITARIOS

Sin mucho mas q decir sobre lo sucedido en chile... Esta todo mas q a la vista...
averigua donde podes ayudar a nuestros Hermanos de alma..
Siempre hay Lugares donde podemos aportar un granito de arena para toda esa gente q sufre.. q estan en la nada total y absoluta. Lo unico q les qda a esas personas y familias es la esperanza de saber q pueden tender la mano y de vos depende q sus esperanzas no decaigan...

Dios bendiga tus buenas obras, tu esfuerzo y tus ganas de cambiar el mundo...
LORE...

mis otros blogs

  • Ella ♫ - Cierra tus ojos, voy a contarte algo que nunca te dije antes. Ella atrapó mi corazón. ella es la dulce miel que me hizo... Sentir distino a los demás. alg...
    Hace 4 años
  • - No te molestes si la gente solo te busca cuando te necesita....... Eres privilegiado de ser la vela que ilumina su oscuridad.....
    Hace 4 años
  • Algo que lei por ahi... - Características de los vampiros Aunque la descripción de estas criaturas varía un poco entre autores, tienen varias características en común: Fueron humano...
    Hace 6 años
  • "INCREIBLE Q ESTO PASE" - En La Matanza, el más grande conglomerado del conurbano, donde los chicos se venden por comida, 345 niños murieron en 2007 sin alcanzar su primer año de vi...
    Hace 7 años
Sólo entendemos el ‘milagro de la vida’ cuando dejamos que suceda lo inesperado. Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hizo ‘infelices’. Todos los días tratamos de fingir que no percibimos ese momento, que ese momento no existe, que hoy es igual que ayer y será igual que mañana. Pero quién presta atención a su día, descubre el ‘instante mágico’, puede estar escondido en cualquier parte.”

Seguidores

viernes, 13 de noviembre de 2009

El hilo de la estrellita


En el país de las hadas, existe una leyenda que dice que de cada estrella cuelga un hilo plateado y brillante, fino y suave.
  Cada hada -dice también la leyenda- tiene su propia estrella y debe encontrar el hilo que la une a ella para no perder su destino en la vida.
  Parece ser que ese fino cordón de plata une a la persona con el propósito para el cual ha nacido y que,  de no encontrarlo, su vida se tornará vacía e inútil.
  En ese país, mágico por dónde se lo mire, la fantasía se mezcla con la realidad y la leyenda con los hechos. 
  Dicen también que es cosa de todos los días ver a las hadas remontando una estrella cual si fuese una cometa y exhibiendo orgullosas el hilo de plata. Para ellas ese pequeño acto cotidiano significa que han encontrado su propósito en la vida, el por qué y para qué de su existencia.
  En otras ocasiones, puede verse a un hada quien, llorando, mira hacia el cielo sin encontrar ni su estrella, ni el hilo que la une a su destino.
  Parece ser que, cuanto más grande son las hadas en edad, más fuerte se va haciendo el hilo de plata. Como si por cada año que pasase, fuese más y más importante cumplir con el destino para el que se ha nacido.
  Luz era un hada distinta. Jamás se había preocupado por buscar su estrella y por ende, el hilo que la unía a ella. Vagaba por la vida sin realmente saber para qué había sido creada, es más no le importaba tampoco. Prefería pensar que las hadas no tenían una misión especial y única cada una. De esa manera, la vida resultaba más cómoda pues no había metas para alcanzar, ni por las cuales luchar.
  Luz no perseguía ningún hilo, pero sabido es que no se puede escapar del destino.
  Cierto día, mientras Luz descansaba bajo la sombra de un árbol, su cordón plateado y titilante se presentó ante ella. Flotaba sin estar atado a nada. Como jamás había sido tomado por las manos de Luz, el viento impiadoso había jugado con él de tal modo, que lo había convertido en un gran nudo, aún plateado y brillante, pero nudo al fin.
  El cordón, ahora convertido en nudo. se acercó a la sorprendida hada y le dijo:
  – Jamás me has buscado. Te he seguido desde que naciste, tratando de indicarte el camino y nunca me has prestado atención. Mira lo que haz hecho de mi.
  Luz quedó perpleja.
  – Tómame, te doy una nueva oportunidad – Dijo el hilo meciéndose de un lado hacia el otro-  Si no te aferras a mí, jamás encontrarás tu estrella y tu destino será incierto. Desátame y no sólo yo me sentiré mejor, sino que tu, habrás encontrado tu camino.
  Luz no se movió, ni articuló palabra. Escuchó a su cordón, pero la indiferencia pudo más.
  Decepcionado, el hilo se elevó hasta perderse en el cielo.
  Luz no sabía que ése, había sido sólo el primero de muchos encuentros.
  Cansado ya de la indiferencia del hada, el hilo plateado consultó a su estrella sobre la actitud a tomar.
  – Síguela – Dijo la estrella- De ti depende que no extravíe el camino. Ella ha sido creada con muchos dones y una misión que cumplir, como todos. Tenle paciencia, no todos están dispuestos a averiguar qué es lo que tienen que hacer en este mundo.
  Obediente el hilo volvió a bajar a la tierra.
  Sin ánimo alguno de disimular su presencia, se convirtió en la sombra del hada.
  A pesar de ello, Luz estaba decidida a no comprometerse con nada y menos aún a averiguar para qué estaba aquí en la tierra, por lo que hacía caso omiso de la compañía.
  A cada paso que el hada daba, podía escucharse: 
  - Desátame, desátame, sólo tu puedes hacerlo.
  El nudo plateado se interponía de una u otra manera en el camino del hada. Estaba dispuesto a ser escuchado esta vez y por sobre todas las cosas, desatado.
   Luz tropezaba a cada momento con el cordón o se chocaba la cabeza contra el mismo. En la tierra y en el cielo, de día o de noche, con lluvia o sol, el nudo se había convertido en un verdadero estorbo.
  Cansada ya de la persecución, el hada se escondió en una cueva, creyendo que así se libraría de su persistente hilo.
  En medio de la oscuridad, apareció el nudo, brillante como siempre, desafiante como nunca.
  - Esta visto que has ganado – Dijo el hada con tono resignado.
  Lentamente, como abriendo un paquete cuyo contenido se desconoce y se teme, fue desatando el nudo.
  Para su sorpresa, no bien el hilo se encontró libre brilló aún con más intensidad y Luz pudo ver su destino desplegado como un mapa dentro de su corazón.
  Vio con mayor claridad sus dones y cómo podía aprovecharlos. Por primera vez supo qué hacer de su vida. ¿Cuál era el destino que Luz tenía marcado y ahora veía con claridad? ¿Importa tal vez?
  Como primera decisión, tomó el hilo -ahora relajado- en sus manos con mucha fuerza.
  El cordón feliz se disparó hacia la estrella de Luz y allí quedaron los tres unidos por primera vez y para siempre.
  Luz supo que ya era hora de hacerse cargo de su vida y hacer algo con ella.
  Dicen que ahora, hay un hada más remontando una estrella cual si fuese un cometa.
  Dicen también que la remonta feliz y orgullosa pues pudo darse cuenta que nadie, ni siquiera un hada, puede escapar al destino.