SENTIMIENTOS HUMANITARIOS

Sin mucho mas q decir sobre lo sucedido en chile... Esta todo mas q a la vista...
averigua donde podes ayudar a nuestros Hermanos de alma..
Siempre hay Lugares donde podemos aportar un granito de arena para toda esa gente q sufre.. q estan en la nada total y absoluta. Lo unico q les qda a esas personas y familias es la esperanza de saber q pueden tender la mano y de vos depende q sus esperanzas no decaigan...

Dios bendiga tus buenas obras, tu esfuerzo y tus ganas de cambiar el mundo...
LORE...

mis otros blogs

  • Ella ♫ - Cierra tus ojos, voy a contarte algo que nunca te dije antes. Ella atrapó mi corazón. ella es la dulce miel que me hizo... Sentir distino a los demás. alg...
    Hace 3 años
  • - No te molestes si la gente solo te busca cuando te necesita....... Eres privilegiado de ser la vela que ilumina su oscuridad.....
    Hace 4 años
  • Algo que lei por ahi... - Características de los vampiros Aunque la descripción de estas criaturas varía un poco entre autores, tienen varias características en común: Fueron humano...
    Hace 5 años
  • "INCREIBLE Q ESTO PASE" - En La Matanza, el más grande conglomerado del conurbano, donde los chicos se venden por comida, 345 niños murieron en 2007 sin alcanzar su primer año de vi...
    Hace 6 años
Sólo entendemos el ‘milagro de la vida’ cuando dejamos que suceda lo inesperado. Todos los días Dios nos da, junto con el sol, un momento en el que es posible cambiar todo lo que nos hizo ‘infelices’. Todos los días tratamos de fingir que no percibimos ese momento, que ese momento no existe, que hoy es igual que ayer y será igual que mañana. Pero quién presta atención a su día, descubre el ‘instante mágico’, puede estar escondido en cualquier parte.”

Seguidores

jueves, 20 de mayo de 2010

REALIDAD DEL MUNDO DE LAS HADAS


Las Hadas forman parte de las creencias de todos los pueblos de la antigüedad. Desde los tiempos más primitivos, su misterio ha sido objeto de la especulación humana. ¿Quiénes son las Hadas? ¿De dónde vienen?

La procedencia de su nombre, como todo lo que pertenece a este mundo mágico, tiene diversas fuentes: la palabra “hada” procede del latín “fata”, derivada a su vez de “fatum”, el Hado, el Destino, que en épocas antiguas fue considerado una Diosa. Igual procedencia tiene el término francés “fée”, del que se derivaron las palabras inglesas “fey” y “fairie”, que han sufrido después variaciones en su ortografía: “fayerye”, “fayre”, “faerie” y “fairy”.

La palabra “faerie”, hace referencia al mundo de las hadas como entidad, a un lugar geográfico, y es también un adjetivo para describir sus atributos, adjetivo que en español se convierte en “feérico”, como por ejemplo aplicado a la llamada “música feérica” o música de las Hadas.

Las Hadas representan el poder, un poder mágico incomprensible para los humanos; la tradición las supone criaturas extrañas, con unos valores y una ética muy alejados del género humano; no piensan y, lo que es más singular, no sienten como los seres humanos. Son en sí criaturas de la materia prima de la vida y van sin cesar atraídas hacia todas las formas de la facultad creadora y, sobre todo, hacia los momentos de gran emoción, en los que tratan de participar.
Poetas, artistas, escritores, escultores, músicos y demás participantes, en rigor, de todas las Artes, se reconocen deudores de una fuerza no identificable, invisible, sensible, delicada, esquiva y poderosa que se llama “inspiración” o “Musa” y que por lo general es irresistible cuando se presenta.

No es ninguna coincidencia que sean éstas también las principales características de las Hadas. Por ello, caso de ser cierta su hipotética existencia, se ha de considerar infinitamente valiosa.

El país de la Hadas es un mundo de misterioso encanto, de cautivadora belleza, de enorme humor, de insensible malicia, de júbilo e inspiración, de risa, amor y tragedia. Es mucho más rico de lo que, por lo general, nos induce a creer la propia literatura y es, además, un mundo en el que hay que penetrar con suma cautela.



LOS ORIGENES DE LAS HADAS

La mitología escandinava relata cómo los gusanos que salen del cadáver del gigante Ymir se transforman en elfos claros (las elfinas, que viven en el aire, son criaturas bondadosas y felices, pero los elfos oscuros, que tienen sus dominios en las regiones subterráneas, son malignos.

La versión islandesa cuenta, por otra parte, que hallándose Eva lavando a sus hijos a orillas del río, se le apareció Dios y le habló. Asustada y temerosa, escondió a los hijos que no había lavado todavía. Le preguntó Dios si estaban allí todos sus hijos, y ella le contestó que sí. Le advirtió El entonces que aquellos que le había ocultado quedarían ocultos al hombre también. Estos niños ocultos se convirtieron en elfos o hadas, y en los países escandinavos se les denominó raza huldre.

En otros lugares se cree que son ángeles caídos; o paganos muertos que no son lo suficientemente buenos para ir al cielo, ni lo bastante malos para tener sitio en el infierno, obligados a vivir eternamente, “en medio”, en las oscuras regiones del reino intermedio.

Sin embargo, estas creencias provienen solamente de la llegada del cristianismo, antes de cuya fecha todos los pueblos de la antigüedad tenían en sus tradiciones y mitologías múltiples referencias a estos seres mágicos, ya que el mundo de las Hadas es muy antiguo y precede en muchos milenios al cristianismo.



EL MUNDO DE LAS HADAS

En el folklore nórdico existe un sinfín de mitos, sagas y leyendas alrededor de un Reino de misterioso encanto, que vanamente se busca en el mapa. Se llama el Otro Mundo, el País de la Eterna Juventud, el Mundo de detrás de los Mares, el Reino de las Muges, el Imperio de la Esperanza, el País de las Promesas, las Islas Bienaventuradas.

Algunas de estas islas flotan y otras están sumergidas; salen a la superficie una vez cada siete años. En las tierras donde habitan las Hadas reina la paz y la felicidad. No amenazan sequías ni heladas, pues siempre hay un clima templado. No existen las enfermedades, el envejecimiento ni el trabajo duro.

El mundo de las Hadas, contrariamente al nuestro, es un mundo ambiguo y fugaz. Las únicas reglas son la libertad y la fantasía, y es un mundo de gran belleza. El reino feérico está dotado de dimensiones suplementarias. Sus habitantes poseen el don de hacerse invisibles. Además, el tiempo no tiene el mismo valor, una hora feérica puede corresponder a un año terrestre. Por otro lado, toda noción de transición y cambio, como el crecimiento, por ejemplo, les es desconocido. En un lugar perdido en el tiempo, sus habitantes no experimentan la edad, sujeta al paso del tiempo. El tiempo en ese otro mundo transcurre al margen del nuestro. Es el tiempo para el Espíritu, el momento de percepción sensorial absoluta, cuando se está intensamente cerca de la esencia de las cosas. El otro tiempo se produce por el deseo del hombre de salirse del tiempo natural. Es a través del tiempo del reloj donde se pierden aquellas vivencias captadas en el mundo mágico, tiempo de Sueño.

La flora en ese otro mundo, aunque parecida a la nuestra, es mágica y oculta poderes especiales. Los nombres de los árboles y las plantas se relacionan con hechizos de embrujo y sabiduría.



NATURALEZA DE LAS HADAS

Las Hadas son formas de vida dentro de los elementos. Estas formas de vida tienen sus cuerpos en el plano energético o vital, llamado “pránico” por los ocultistas. Por ello no son visibles para el hombre.

Como elementales de la tierra, su apariencia es similar a la humana, y sus tamaños varían entre una proporción diminuta y la de una persona normal.

Están regidas por la luna, y por ello, en noches de luna llena se reúnen y danzan en círculos en los prados circundados de bosques.

La sabiduría popular recoge a través de mitos y leyendas este conocimiento antiguo transmitido de generación en generación, donde nos dan a conocer con increíble belleza la relación existente entre estos seres mágicos y el hombre.

Como espíritus de la naturaleza, pueblan los bosques, aguas, aires y cuevas. Los hombres de la antigüedad creían que cada objeto o manifestación de la naturaleza tenía un carácter espiritual y otro físico. De esta manera, un espíritu de árbol se personificaba en una “dríade” o ninfa de los bosques, cuya vida duraba igual que la de su árbol. Un espíritu de agua se convertiría en una ondina, mientras que el espíritu de una montaña encarnaba en un hada solitaria con su morada bajo un arbusto, en un castillo antiguo o en una colina.

Su apariencia suele ser humana, pero están dotadas de poderes mágicos, y con ellos interfieren en la vida de los humanos. La materia de su cuerpo es etérea, sensible y fluida y en constante proceso de modificación. La fuerza de un pensamiento o sentimiento puede determinar la forma de su apariencia: se muestran como plantas, animales, piedras, chorros de agua, llamas y ráfagas de viento, como bellezas o fealdades grotescas, como jóvenes o ancianos y utilizan el don de hacerse visibles.

Las Hadas representan un poder mágico, el poder de la Fantasía. Casi todas ellas, cualquiera que fuere su carácter, aspecto o tamaño, tienen ciertas facultades mágicas y pueden favorecer o perjudicar a los hombres a voluntad.

Las explicaciones sobre la manera de ser y las cualidades de los habitantes de este país son contradictorias. Al ser pequeñas en algunas regiones, las Hadas reciben el nombre de “gente menuda”. Otras personas aseguran que las Hadas son enormes y prepotentes, más grandes que los seres humanos, y a veces las envuelve un halo luminoso. Su figura se caracteriza por tener algún miembro exagerado o deformado. Así, tienen las orejas puntiagudas y algunas veces rabos de vaca y ojos bizcos. A menudo tienen los cabellos ondulados y unas alas extendidas que, sin embargo, no necesitan para volar, puesto que pueden surcar el aire a voluntad. Cuando están vestidas lo hacen con trajes de colores rojo y verde, sus colores mágicos. También van ataviadas con sedas de colores muy cálidos. El ser humano que las perciba, no sabrá, sin embargo, lo que hay de realidad en esta apariencia, ya que se mezcla la realidad y el hechizo.

La clasificación de los llamados seres “mágicos” es difícil, a causa de la aparente falta de reglas y la fugacidad de su mundo. El concepto de Hada es muy amplio. Se pueden apreciar distintas especies, conforme a su aspecto, morada y costumbres.

Pero en líneas generales podemos distinguir dos grandes grupos, las Hadas que benefician a los hombres, otorgándoles, dones, regalos, virtudes, etc., y las que los perjudican con sus embrujos.

Según su apariencia y forma de actuar, se pueden reconocer las “Damas Blancas” y las “Damas Verdes”.

Las Damas Blancas viven en los antiguos castillos, en cuevas y en los arbustos sagrados. Se las ve en raras ocasiones.

Las Damas Blancas pertenecen a las familias más selectas de las Hadas, representan la virtud y la sublimidad. Son mujeres de gran belleza y van ataviadas con vestidos de seda blanca. Son excepcionalmente bondadosas y generosas, y cuando aparecen sólo es para ayudar. Si una persona se encuentra en una situación desesperada, tal vez una de ellas acuda inesperadamente y le ayude. También señalan el camino a los que se han perdido, apaciguan las tempestades y hacen regalos muy valiosos.

Las Damas Verdes personifican los poderes de la naturaleza. Sus moradas son los prados, los bosques y las aguas. Llevan sedas de color verde, y contrariamente las Damas Blancas nunca harán un favor sin recibir algo a cambio. Suelen burlarse de los humanos que se han perdido confundiéndolos aún más en su camino.

Desde los tiempos más remotos se suponen relaciones entre el hombre y el mundo de las Hadas. Entre los humanos y las criaturas de la naturaleza siempre ha habido fuertes lazos de unión.

En el tiempo en que el hombre se sentía parte de la Naturaleza y estaba unido a ella, las Hadas vagaban libremente en nuestra tierra, y ambas razas se conocieron y se toleraron bien, ayudándose mutuamente.

Más tarde, a lo largo de los siglos, el hombre olvidó que él era parte activa de la Naturaleza, un aliado, y no su dueño. El mundo mágico adquirió una aureola de fascinación y mito, y los contactos con los hombres fueron despareciendo. Los vínculos se cortaron y los encuentros casuales entre ambos mundos destacaron desde entonces en su mayoría bajo el signo de la desconfianza.

¿Existen hoy en día relaciones entre ambos mundos? ¿Se puede ver a las Hadas? Las viejas leyendas así lo atestiguan, dicen que quien se interese por los seres de la naturaleza puede llegar a verlos, ya que ellos lo propician. La incredulidad, la falta de fe, la desconfianza, es un muro que impide traspasar las fronteras de la imaginación.